Harvest Moon Photographic Competition


Free fossil heritage talk by Geologist Dr. Matthew Parkes from Ireland’s Natural History Museum at 4pm on Friday, September 16th in The Conservatory, Hook Head Lighthouse.

Call Cathy 051-397055

Share

Visita Guiada Español

EspanolHook Lighthouse – Uno de los Faros activos más Antiguos del mundo

Construido hace 800 años con el propósito de ser utilizado como faro, todavía está completamente activo. ¡Hook Lighthouse es único en su categoría!)

Su guía turístico le hará descubrir el faro y culminará la visita con las espectaculares vistas desde el balcón.

La oficina de información, donde también puede encontrar una tienda de souvenirs de primera clase y un café, está situada en las viviendas donde solían alojarse los antiguos guardas. Nuestros trabajadores estarán dispuestos a ayudarle con cualquier tipo de información turística que usted necesite.

Medidas de seguridad

Hook Lighthouse es un edificio del siglo XIII, por lo que hay que ir con cuidado mientras se está en el interior de la torre. Por favor, agárrense a la barandilla al subir y bajar. Caminen con cuidado puesto que la condensación en el edificio hace que los peldaños resbalen. Las entradas y partes de las escaleras se encuentran a bajo nivel, por favor, tengan cuidado en no golpearse. Los tutores de los niños deberán responsabilizarse de su seguridad y asegurarse de que entienden todas las medidas de seguridad de la torre. Por favor, absténganse de comer, beber y fumar en la torre.

The Hook, Condado de Wexford.

El menguante cabo de Hook Head, situado en el extremo suroeste del condado de Wexford, forma el límite oriental del gran estuario conocido como «Waterford Harbour». A veces se hace referencia al cabo como península, que significa «casi una isla». La base se compone de dos tipos de rocas sedimentarias: arenisca roja antigua y piedra caliza. Una franja de piedra arenisca roja antigua atraviesa la península desde Broomhill hasta Carnivan. Durante siglos, esta fue extraída de Herrylock para hacer ruedas de molino, bebederos y otros objetos. El cabo de Hook está formado por restos fósiles de piedra caliza carbonífera. La roca caliza fue quemada en hornos de cal que todavía pueden observarse en la península. El polvo de roca caliza que se produjo fue utilizado para mejorar la calidad del suelo. También lo mezclaron con arena para hacer mortero de cal para la construcción de muros de piedra y casas.

En irlandés se conocía como «Comar na dtrí nUisce» (la confluencia de tres aguas) debido a los ríos Barrow, Nore y Suir que fluyen hacia el estuario. Los vikingos lo llamaron «Vadra Fiord» (el estuario del tiempo), orígen del nombre de Waterford. En el siglo V un monje llamado Dubhán estableció un monasterio en la península. La iglesia medieval en Churchtown, construida en el mismo emplazamiento que el monasterio de Dubhán, se trata de una parte incorporada a un primer monasterio
cristiano. Más tarde, la península se conocía como «Rinn Dubháin» (cabo de Dubhán). Aunque Dubhán en irlandés también significa anzuelo, es más probable que el cabo recibiera su nombre actual a partir del antiguo vocablo inglés Hook, que significa «saliente de terreno». Según la leyenda, los monjes del monasterio de Dubhán irguieron el primer faro incendiario para advertir a la gente de mar que se mantuvieran lejos de las rocas peligrosas.

¿Quién construyó la torre de Hook?
Los anglonormandos desembarcaron en Irlanda en 1169 como mercenarios al servicio de Dermot MacMurrough, destronado rey de Leinster. Los lugares por los que
pasaron, Bannow, Baginbun y Passage, pueden divisarse desde la Torre de Hook. El líder normando, Richard de Clare, conocido como Strongbow, contrajo matrimonio
con la hija de Dermot, Aoife. Después de la muerte de Dermot, Strongbow se convirtió en Lord de Leinster. A Strongbow lo sucedió su hijastro, William Marshal,
que llegó a Irlanda a principios de siglo XIII. Consciente de la importancia del puerto de Waterford y su sistema fluvial para el comercio y el transporte marítimo, Marshal estableció el puerto de New Ross en el río Barrow, a unos 30 km del mar.

Marshal sabía que, si el puerto de Ross iba a tener éxito, necesitaría guiar a los barcos de una forma segura al interior del puerto de Waterford a través de las peligrosas aguas del cabo de Hook. Para ayudar a la navegación, construyó una torre circular de 30m de alto en la punta de la península para que sirviera de referencia geográfica durante el día y de torre incendiaria durante la noche. Marshal concedió a los monjes  del cercano monasterio de Rinn Dubhán una asignación anual para que actuaran como guardianes del faro, una tarea que han estado realizando durante varios siglos. Los monjes vivían en la torre que sirve tanto de monasterio como de faro. Aún sobreviven algunos restos de la capilla que se extendía hacia el este del edificio. Marshal pudo inspirarse en los ejemplos del Mediterráneo cuando se le ocurrió la idea de poner una luz en una torre, como por ejemplo, el faro de Pharos en Alejandría, que quizá vio durante la cruzada de la Tierra Santa. El diseño de la torre se basó en los castillos cilíndricos tan populares de Francia, donde Marshal pasó varios años.

Además de la Torre de Hook, Marshal fue el responsable de la construcción de otros edificios importantes de Irlanda. Entre ellos, se encuentran Tintern Abbey, el castillo de Ferns, el castillo de Carlow, el castillo de Kilkenny y la Iglesia de St. Mary en New Ross. La mayoría de estos castillos construidos por Marshal en Irlanda, también tenían una torre circular.

La construcción de Hook Lighthouse.

El faro de Hook es un ejemplo único de faro medieval casi intacto. Construido a principios del siglo XIII, todavía sigue aportando ayuda siguiendo con su misma función original. Se cree que es uno de los faros en funcionamiento más antiguos del mundo.

El faro de Hook es uno de los ejemplos más fascinantes de la arquitectura medieval en Irlanda. La torre tiene cuatro pisos de alto con paredes de hasta 4 metros de grueso. La torre fue construida con piedra caliza del lugar y el edificio original sobrevive casi intacto. La torre se alza a 36 metros de altura y se compone de dos niveles unidos por un muro (dentro de la pared) y una escalera de 115 escalones. El primer nivel tiene una base de 13 metros de diámetro y tres pisos, cada uno de ellos consiste en una cámara abovedada costal con una chimenea original del siglo XIII. En el espesor de la pared hay una serie de pequeñas cámaras murales, incluyendo dos letrinas (inodoros).  El nivel superior tiene 6 metros de diámetro: en un principio sujetaba la almenara incendiaria, que más tarde sería reemplazada por una linterna.

La torre durante el paso del tiempo.
Durante varios siglos después de su construcción, la Torre de Hook seguía estando bajo el control de la ciudad de New Ross. El alcalde y el ayuntamiento de New Ross demostraron su autoridad desplazándose al cabo de Hook donde lanzaron una flecha al mar y escalaron la torre. Se desconoce cuánto tiempo los monjes continuaron actuando como guardianes: puede que los laicos les arrebataran la tarea.

En 1671, se instaló una nueva linterna en la parte superior de la torre para reemplazar la vieja almenara, aunque esta todavía funcionaba gracias a la combustión de carbón.  Otras mejoras se llevaron a cabo en 1704. A finales de siglo XVII la propiedad de la torre pasó a Henry Loftus quien adquirió las tierras del Hook después de la campaña de Cromwell en Irlanda. En 1728, Nicholas Loftus, conocido como «el extintor», amenazó con cerrar el faro a menos que las autoridades le dieran un aumento de la renta. I Finalmente, dejaron de utilizar el carbón en 1791 cuando instalaron una linterna de aceite de ballena de 3,9 metros de diámetro con 12 lámparas. Se hicieron otras mejoras cuando la torre fue cedida a la Corporación para la conservación y mejora del puerto de Dublín («Ballast Office») en 1810 lo cual supuso un gasto de £4.280 en el nuevo aparato. Se llevaron a cabo nuevas mejoras en 1863. Durante este periodo, el faro adoptó su aspecto actual. Se instalaron nuevas luces de gas en 1871, que se encendían gracias al gas manufacturado del recinto que todavía se conoce como el patio del gas. Durante la década de 1800, se construyeron tres viviendas para los guardianes del faro y sus familias. El aceite de parafina se convirtió en la fuente de energía en 1911 y se instaló un mecanismo de relojería para cambiar la luz de luz fija a luz intermitente. El mecanismo, al que le tenían que dar cuerda cada 25 minutos, se convirtió en la plataforma donde colocaron tres grandes lentes. Por último, en 1972, la electricidad se convirtió en la fuente de alimentación y se instalaron interruptores de luz sensibles para controlar la linterna. En marzo de 1996, Hook Lighthouse pasó a operarse automáticamente y el último de los guardianes subió la escalera y encendió la luz por última vez después de casi 800 años y se retiraron definitivamente de la estación. El faro está controlado y vigilado de forma remota desde el Lighthouse Depot en Dun Laoghaire.

Las señales de niebla se operan desde el faro como aviso a los marineros en caso de niebla densa que de repente puede descender en la península. La señal era esencial antes de que existiera el radar y la radio. Las pistolas de niebla, estaban en el borde  del acantilado, y se activaban cada 10 minutos si había niebla, y se sustituyeron más tarde por una sirena. Esto, a su vez, fue  eemplazado por detonadores o cohetes que se lanzaban desde unos brazos de metal que se extendían desde la parte superior del Faro.

En 1972, se instaló una bocina de niebla que funcionaba con aire comprimido y mientras había niebla su sonido melancólico retumbaba tanto en la tierra como en el
mar.

En 1867, el organismo encargado de los servicios del faro pasó a conocerse como Comissioners of Irish Lights (los inspectores de los faros irlandeses). Los Inspectores son los responsables de las prestaciones y el mantenimiento de los faros, y también se encargan de proporcionar ayudas a la navegación para la isla de Irlanda. Se  inancian con las cuotas de luz que cargan a la navegación comercial en los puertos irlandeses y británicos, complementado por una contribución anual del gobierno irlandés. Los inspectores prestan sus servicios a más de 80 faros, luces automáticas flotantes, grandes boyas de navegación automáticas (LANBY’s), estaciones de GPS diferenciales y boyas, alrededor de la costa de Irlanda. Los faros fuera de la isla son atendidos desde las bases de tierra en helicóptero, algunos de los cuales también se utilizan para actividades de búsqueda y rescate. El propósito de los inspectores consiste en proporcionar una ayuda fiable, eficiente y eficaz a los servicios de navegación para el beneficio y seguridad de todos los marineros.